Los semáforos. Un servicio a la movilidad en la capital.

Con motivo de las actuaciones del consistorio madrileño de cambiar, el color verde oliva tradicional de los semáforos y luminarias de la ciudad, por un color plateado un poco más visible en la fisionomía urbanística. Un color criticado por el autor, pero esta vez quiere dedicar un especial a este sistema eléctrico de ayuda a la movilidad.

La instalación de los primeros semáforos en la ciudad se remonta a principios del siglo XX, justamente en el año 1926, cuando se instalaron en nuestras calles, los primeros sistema electrónico con 3 colores – popularmente conocido como discos – los cuales no se han alterado en su finalidad: ordenar el incesante trafico de la gran urbe de Madrid.

Imagen semaforo antiguo de Madrid
Imagen de un paso de peatones regulado por un semáforo. Imagen extraída del No-Do

Pero algunas cosas han cambiado con los años. En la actualidad, estamos acostumbrados a encontrarnos 3 fases de duración de los semáforos: una fase verde que permite el paso; una fase amarilla que obliga a detenerse, siempre y cuando se cumplan unos criterios de seguridad para efectuar la parada, y por último, una fase roja no intermitente, la cual prohíbe el paso.

En los primeros manuales de conducción, los semáforos poseían cuatro fases en sus ciclos. La primera era la fase verde, la cual establecía la vía libre de la circulación; una fase verde-amarilla, que indicaba el cambio próximo a la luz roja; una fase roja, la cual establecía la prohibición de circular; y por ultimo una fase roja-amarilla, la cual establecía el cambio próximo a la fase verde del ciclo semafórico, tal y como se puede apreciar abajo.

Imágenes de los ciclos de las distintas fases de un semáforo de la década de los 50. Imagen extraída del No-Do.

En el pasado, los pequeños pictogramas de peatones sobre color verde y rojo, eran impensables. Los primeros semáforos de la capital, tenían un sistema propio de iluminación parecida al de los vehículos. Pero a pesar de que ahora se escucha, en ciertos semáforos, un sistema de aviso para transeúntes invidentes; durante la década de los 50, se escuchaba un sistema de alarma que transmitía la información de no cruzar la calle.

Con el tiempo, los semáforos fueron evolucionando. Llegaron los primeros semáforos con sistema de pulsador, los cuales establecían una paralización del trafico sí algún peatón quería atravesar el vial sin problemas.

Al mismo tiempo y enlazando con lo anterior, los peatones vieron que el sistema de regulación de su paso había cambiado. El sistema de tres luces distintas en forma de semáforo y alarma, se sofisticaba dando paso a un sistema de pequeños rectángulos con inscripciones, donde se establecía el paso o la restricción a circular.

22
Imagen de un semáforo con los 3 rectángulos indicando el sistema de paso. Imagen extraída del diario El Mundo.

La tecnología siempre avanza y con ella se adaptaron los semáforos. En Madrid los semáforos se empezaron a regular mediante un sistema de control de intensidad del tráfico. Este sistema informático capta el volumen de tráfico que se produce en un cruce, haciendo que los intervalos de espera y de prioridad se alteren en función del tráfico. Por ello, muchas veces, los semáforos poseen un distinto ciclo vial a lo largo del año, semana o día.

Sistema centralizado del control de los semáforos de la capital, datado en 1981. Fotografía extraída del No-Do.

Pero también nuestros semáforos han ido cambiando de forma y de color en el tiempo. Las viseras han ido cambiando, siendo las primeras muy picudas en su parte alta, para hacer más visible la luz y evitar confusión a los conductores. En la actualidad, estas viseras son muy pequeñas o casi no existen, siendo los nuevos semáforos más visibles de frente y no lateralmente. Otra característica de los semáforos matritenses es su pequeño pico que ostentaban en la parte alta de la cabeza.

Un distintivo que poco a poco se ha ido eliminando, sobreviviendo en algunos céntricos de la capital. En la siguiente imagen se puede ver las diferencias de un semáforo antiguo a uno de los actuales: el pico de la visera desaparece y se elimina la pequeña punta de los semáforos.

Imágenes de distintos semáforos de la capital. La primera datado en 1981 y extraída del No-Do. La segunda es del 2014 y extraída del Ayuntamiento de Madrid.

Pero sin embargo, el color de los semáforos ha cambiado en el tiempo. El primer color elegido durante su instalación fue el color blanco-rojo. Unos colores llamativos para los conductores y viandantes, pero que en gran número de semáforos, causaba bastante impresión en las vistas.

Por ello se optó por el color antiguo verde oliva, el cual se camuflaba en las calles de Madrid, pero se integraba en el entorno arbolado de la gran urbe. En el periodo 2016-2018, los semáforos de Madrid cambiarán a un color grisáceo y con botonera de color amarillo, resaltando aun más este elemento. ¿Será el color definitivo?, lo veremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: