Las peatonalización de las calles. Una ayuda al ciudadano y a la ciudad.

Imagen de la calle Preciados de Madrid. Fotografía extraída del periódico 20 Minutos.

Debido a las palabras del Ayuntamiento de Madrid en una rueda de prensa las nuevas obras que se gestarán en la Gran Vía; una calle que presenta problemas de movilidad para muchos viandantes y que el consistorio quiere mejorar, han generado controversias en cuanto a la efectividad de esta ampliación de aceras y en el impacto económico de algunos comercios existentes. Por ello, he querido expresar en un artículo sobre la opinión.

Los planes de la Gran Vía – los cuales se han visto en anteriores artículos – corresponden a un plan de realizar un Área de Prioridad Residencial en toda la almendra central, cuyo límite corresponden las Rondas y los Bulevares. Aunque el caso de la Gran Vía es importante, en otras calles circundantes a este vial y a la Puerta del Sol, se circulaba, como peatón, con demasiada dificultad.

Con la peatonalización de muchas de ellas, se ha establecido un avance para la movilidad de muchas personas, las cuales veíamos como el espacio quedaba ínfimo en muchos puntos. En este sentido, se establece una red peatonal que conecta con distintos modos. Este sistema de movilidad, es utilizado para establecer rutas turísticas peatonales o simplemente para favorecer una movilidad alternativa al transporte público y privado.

En base a esta idea, muchos proyectos anteriores de peatonalización de muchas calles, han traído una recuperación del espacio público y económico. Muchas tiendas y espacios de grandes almacenes del área cercana a la Puerta del Sol, han ganado en tranquilidad ambiental y en volumen de gente. Las calles que estaban anteriormente ocupadas por vehículos estacionados eran menos atractivas que lo que en la actualidad puede estar.

Debemos pensar que las calles peatonalizables forman parte de una movilidad que te permite poder caminar a bastantes puntos de una misma ciudad sin ninguna barrera arquitectónica. Se eliminan en muchos casos los antiguos cruces entre calzada y acera, haciendo que muchas personas puedan moverse de forma sencilla y sin dificultad. Aunque en la actualidad, muchas aceras presentan espacios reducidos o ínfimos, con las peatonalizaciones el espacio es el total de la anchura de su vial.

De igual forma, muchas de las peatonalizaciones que se han realizado han mejorado la calidad de vida de muchos de los vecinos que residen al lado de estas calles. La eliminación de ruidos y del espacio destinado al automóvil, permite que la contaminación y el nivel de ruidos generado por la combustión, sea bastante inferior a la anterior. Siempre y cuando, la peatonalización no venga acompañado de zonas donde la activad sea de noche o se alargue en un periodo de tiempo bastante alto.

Quizás las mayores oposiciones ante las peatonalizaciones sean los comerciantes. Los comerciantes de muchas de estas calles peatonalizadas, siempre han establecido su contraria a la hora de restar aparcamientos de sus calles, debido a que muchas de las personas ya no se acercan en sus calles y aparcan delante de sus comercios; tal y como algunos establecen en sus alegaciones.

A veces, la historia de las peatonalizaciones ha dictado en su contra estas premisas de que los comercios pierdan calidad y cantidad de compradores; sino que muchas de las calles se ha producido un dinamismo comercial bastante importante. Esta práctica se ha relacionado con los itinerarios peatonales de las áreas centrales, los cuales permiten moverte de un punto a otro de forma fácil y muy practica.

Los costes de una peatonalización. ¿Caro o barato?.

Peatonalizar a veces puede resultar mucho más barato de lo que se quiere. Las plazas y avenidas peatonalizadas con distintos elementos de suelo urbano, tales como el granito o las baldosas de distinto material, son bastante dañinas para el espacio de una ciudad. Muchas de nuestras plazas no tienen el mismo número de árboles que antaño poblaban, a pesar de que en ellas han ganado espacio al automóvil; pero no a la estancia del viandante.

Es por ello, que debemos intentar probar nuevas formulas que permitan probar la peatonalización de forma fácil y sencilla. Las medidas blandas para peatonalizar, son positivas para el ahorro de costes de mantenimiento en sitios donde la peatonalización es de prueba o simplemente se quiere realizar de forma alterna. En caso de que fuese una peatonalización mucho más duradera, podemos intentar barajar la posibilidad de métodos más permanentes y que visibilicen la peatonalización. Aunque esta idea, debe ir aparejada con la práctica de punto agradable para el viandante, vecinos y comerciantes.

Como se observa, no hay una forma de peatonalizar que sea la única a realizar y la mejor pensada para todos. Lo que se debe establecer es el criterio propio de cada consistorio a la hora de realizar un corte de envergadura en alguna calle. Quizás las peatonalizaciones de grandes obras y reformas, sean las que más atractivo recoge por parte de la población – debido en muchos casos a la inversión que se destina en este caso – pero no debemos dejarnos llevar por los criterios económicos, sino que la peatonalización sea la priorización, junto a una movilidad sostenible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: