Vehículos híbridos y “mild-hybrids”: eléctricos pero diferentes.

Imagen de la calle Gran Vía con numerosos vehículos circulando. Fotografía extraída de Diario Madrid.

El transporte por carretera siempre ha sido una de las opciones de movilidad para muchos madrileños. Este transporte permite, a la mayoría de personas, trasladarse de forma cómoda y sencilla.  Autobuses, turismos, motocicletas y ciclomotores son los medios más accesibles para cada ciudadano y otorgan una gran dedicación por parte de las administraciones, pero propician el mayor número de emisiones de contaminantes a nuestra atmosfera. A pesar de ello, los fabricantes de los vehículos han optado por una forma de intentar ser más sostenibles, mediante la combinación híbrida y a un coste menor de fabricación, desarrollándose los llamados “mild-hybrid” o micro-híbridos. Es por ello que nos gustaría dedicar el siguiente artículo sobre como la hibridación va cambiando en el parque móvil de vehículos.

Los híbridos han venido a quedarse en la movilidad de los vehículos. Podemos decir esta frase debido a que es una realidad, ya que los fabricantes de vehículos ligeros y pesados sacan cada día nuevos autobuses denominados como híbridos, los cuales cumplen las normativas actuales sobre contaminación y flota ecológica. Tras la toma de conciencia sobre la contaminación de algunos ayuntamientos y administraciones, y los problemas que causan el tráfico en las grandes urbes, los fabricantes idearon los primeros motores híbridos. Vehículos que son más respetuosos con el medio ambiente, permiten acceder al interior de las ciudades; cosa muy importante para marcas y conductores que se mueven principalmente en vehículo privado.

  • Los vehículos híbridos. La movilidad con dos motores.

Imagen extraída de motorpasion.es

Los vehículos híbridos parten de la combinación de dos motores, trabajando juntos o por separado, pero que permitan mover el vehículo de forma más eficiente. Estos vehículos se dotan de baterías –cuales son recargables mediante la energía generada por las distintas frenadas– un motor eléctrico y un motor de combustión. Hay vehículos híbridos que disponen de tecnología para mover el vehículo de tal forma que se combine la forma eléctrica y el motor de combustión; vehículos que ayuden a obtener más par de forma eléctrica a pesar de que funcione solamente el motor de combustión, o bien vehículos que disponen de baterías enchufables para facilitar la carga del vehículo.  A pesar de su mayor coste, peso y mayores problemas con sus mantenimientos, ha sido la opción de muchos fabricantes para proporcionar nuevos vehículos de forma más limpia.

Imagen de un Volvo 7900 hybrid de la empresa Avanza Interurbanos en Getafe. Fotografía del autor.

Normalmente, estos motores combinados no se han establecido en el parque móvil de vehículos pesados debido a su mayor impacto en el peso del vehículo y a las dimensiones que deben tener sus baterías. Sin embargo, muchas empresas de transporte apuestan por la combinación de baterías recargables y un motor de combustión para ofrecer ayuda en caso de gran desgate. Las baterías se alojan principalmente en espacios del techo o zonas inferiores del chasis del vehículo, haciendo que el espacio y la aerodinámica sean muy distintas a las existentes a otros autobuses o camiones. Normalmente, muchos de los autobuses de este tipo se denominan “híbrido-eléctrico” y su recarga requiere el uso de pantógrafos para moverse. Como vemos, la infraestructura es totalmente distinta a la que los automóviles disponen pero proporcionan un mismo sistema de energía en paralelo. Dentro de este tipo de vehículos destacan el Volvo 7900 Hybrid o Electric-hybrid, MAN Lion’s city mediante recarga de pantógrafo, la española Vectia Veris partial electric o el Scania Citywide Hybrid, el Iveco Urbanway Full Hybrid entre otros modelos existentes.

  • Los vehículos medio-híbridos. La movilidad “más sencilla”.

Motor “mild-hybrid”.Imagen extraída de Delphi.es

Sin embargo, no todos los vehículos son tan híbridos como lo pensamos. Existen en la actualidad los sistemas “mild-hybrid” o micro-híbridos, los cuales no se parecen a los sistemas de motor eléctrico y motor de gasóleo, que se ayudan mutuamente y te permiten circular en algunos casos con el motor eléctrico. Los sistemas “mild-hybrid” únicamente incorporan un motor clásico de gasóleo sobrealimentado un compresor eléctrico y combinado con un motor de arranque o generador. A parte del generador, el vehículo incorpora una batería, de pequeñas dimensiones, que es la encargada de mantener la energía que se ha generado mediante el uso reiterado del freno, ya sea de motor o de pedal. Del mismo modo, la batería guarda la energía necesaria para que en caso de activar el start/stop, pueda ejercer el funcionamiento del vehículo.

En contraposición a un vehículo híbrido, los micro-híbridos no incorporan equipan un motor eléctrico. El motor de arranque o generador ayuda al motor térmico para ofrecer la potencia cuando lo necesita, caso de salir desde parado. Por otro lado, en caso de utilizar el freno motor se acciona el motor de arranque para crear energía. Este complejo sistema está unido mediante una correa, la cual transmite la energía necesaria para moverse. Un sistema que permite un ahorro de costes para los fabricantes y permiten ahorrar pesos y combustible por el tema de las baterías de litio. El sistema se posiciona como la alternativa mínima para cumplir los modelos de contaminación impuestos, pero dispone de más problemas. Estos vehículos únicamente permiten una circulación de 2 a 5 kilómetros en modo eléctrico, ya que la capacidad de sus baterías es muy limitada en comparación con los vehículos híbridos tradicionales. Además, debemos hacer mención a que el motor de combustión realiza también un sobresfuerzo importante a la hora de empujar el coche, activándose al poco tiempo de salir desde cero; si bien es ayudado en parte por la energía almacenada en la batería.

Imagen de un Mercedes-Benz Citaro hybrid de la empresa ALSA en Torrejón de Ardoz. Fotografía del autor.

En el mercado de los fabricantes de autobuses han establecido la puesta en común de este tipo de vehículos, los cuales han sido movidos por esta idea de establecer una ayuda al motor para cuando sales desde parado. El caso más llamativo se produce en el nuevo modelo de Mercedes-Benz Citaro Hybrid, cuyo primer autobús se basa en la tecnología de los “micro-híbridos”.  Esta idea procede ya de los primeros MAN Lion’s Hybird, cuyo sistema híbrido solamente le permite mover el autobús de forma eléctrica 200 metros, activando el motor de gasóleo posteriormente.

Conclusiones del autor.

A pesar de que ambos vehículos parezcan iguales para la movilidad de todos los ciudadanos, existen diferencias importantes a la hora de observar el rendimiento y el comportamiento de los vehículos. Entendemos que la movilidad debe avanzar hacia un sistema sostenible y un ahorro de las emisiones de efecto invernadero y otros gases de bastante peligrosidad. Las ciudades deben ser un lugar amable para todos los ciudadanos.

No obstante, los nuevos vehículos híbridos no son tan iguales como nos hacen entender. Los híbridos actuales disponen de mayor capacidad de recorrido y de empuje frente a los “micro-híbridos”, cuyo sistema supone que exista un apoyo al motor térmico en aceleraciones y que nos sean capaces de mover un vehículo de forma autónoma. El ahorro de costes es importante para compradores y fabricantes, pero es un gasto en emisiones a largo plazo ya que lo que se intenta realizar es que el vehículo deba ser movido con un motor eléctrico, un motor que goza de mayor rendimiento y fiabilidad que los motores tradicionales de gasolina o gasóleo.

Debemos reflexionar que tanto los híbridos como los “micro-híbridos” disponen de la misma categoría ambiental establecida por la Dirección General de Tráfico, elemento que nos disgusta pero que entendemos que todavía la legislación sobre estos vehículos todavía no está tan desarrollada como otras normativas sobre vehículos, homologación y cumplimiento técnico. No nos parece igual un vehículo que pueda desarrollar una autonomía de 40 kilómetros en modo eléctrico o que ayude al motor térmico a realizar el empuje necesario para mover un vehículo que un sistema eléctrico acoplado al motor térmico y solamente le permita moverse entre 2 a 5 kilómetros de forma eléctrica.  La movilidad eléctrica es uno de los pasos que debemos dar en las ciudades para movernos de forma sostenible y de forma eficiente por la ciudad. Apoyamos que existan vehículos que intenten ofrecer la mayor fiabilidad y facilidad a la hora de moverse de forma híbrida con un motor eléctrico y térmico hasta que el desarrollo de un vehículo totalmente eléctrico se haya completado satisfactoriamente y con un coste menor, pero no podemos estar a favor de un vehículo que solamente ayude a un motor térmico para salir desde cero.

Los fabricantes de autobuses parece que tienden a establecer vehículos híbridos que puedan desarrollar una circulación en modo eléctrico de forma continua y que ahorre el máximo de emisiones posibles en ciudades. Los autobuses constituyen un parque móvil de importancia para la sociedad, debido a que sus grandes dimensiones nos permiten movernos de forma cómoda y sencilla. Sin embargo, existe el mismo problema de los vehículos y su movilidad medio híbrida, teniendo la misma consideración que otros vehículos híbridos del parque móvil de autobuses. Como vemos, muchas de las innovaciones de los vehículos llegan a los autobuses, ocasionando problemas también para el número de emisiones y calidad del aire de la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: