El tranvía de Parla. El primer tranvía de la Comunidad de Madrid.

Imagen de un tranvía de Parla circulando por sus calles. Fotografía del autor.

Con el comienzo del nuevo siglo, las ciudades españolas intentaron introducir de nuevo nuevas redes de tranvías que permitiesen la movilidad en su interior de forma sencilla. Aunque el tranvía tradicional de mediados del siglo XX había quedado retirado de muchas de las ciudades, es con la primera década del siglo XXI cuando vuelve a renacer. El tranvía es un medio más accesible que los autobuses, además de ser más rentable si el uso de este servicio es muy alto. Un tranvía puede albergar a un mayor número de personas en una misma unidad que en varios autobuses urbanos estándar.

Durante esos años, la Comunidad de Madrid apostó por el tranvía como medio de transporte público alternativo a las líneas de autobuses y a las grandes ampliaciones del Metro de Madrid que se estaban llevando por parte de la Consejería de Obras Públicas, Transportes e Infraestructura. Para ello, esta consejería ideó varios planes de transporte con tranvías: una línea que uniría Pinar de Chamartín con Las Tablas; dos líneas que partirían desde la estación de Colonia Jardín siendo una de ellas hacia Boadilla del Monte, y otra hacia Pozuelo y Aravaca; y una línea totalmente urbana en Parla. Esta última línea será objeto de nuestro artículo de hoy.

Del proyecto a la construcción del tranvía de Parla.

Las primeras referencias sobre el Tranvía de Parla las conocemos durante el año 2003. La ciudad del sur de Madrid tenía en aquel momento 90.000 habitantes y en el pensamiento del entonces alcalde de Parla, Tomás Gómez; estaba la construcción de una red de tranvías urbanos para su localidad. El tranvía sustituiría al proyecto inicial de incluir a Parla en el anillo de MetroSur, parte fundamental que garantiza la movilidad entre distintas poblaciones del sur de Madrid. El edil de Parla anunció que se trataba “[…] de una apuesta muy importante por el medio ambiente, el transporte público y la limpieza de la ciudad”. Por otro lado, las líneas de autobuses urbanos de Parla también se aumentarían para mejorar las comunicaciones internas. De las 3 líneas que existían en 2003, se pasaría a 8 líneas urbanas. Una mejora sustancial en la movilidad de una ciudad de 90.000 habitantes.

Al año siguiente, se publicaron varias noticias que seguían hablando de la creación de la nueva red tranviaria. Tomás Gómez fue reelegido alcalde de Parla, con lo que la idea de establecer un tranvía seguía su curso. A finales de mayo, el diario El País relataba que el tranvía para la ciudad sustituiría la movilidad mediante autobuses urbanos y se garantizaría todos los movimientos con la nueva línea tranviaria. La inauguración de esta gran infraestructura, auguraba el Ayuntamiento, sería en el año 2007 después de dos años de obras.

Los datos que manejaba la casa consistorial de Parla eran favorables, ya que con la población que se alcanzaría a partir de 2007 –unos 150.000 habitantes – se podría mover a muchos nuevos habitantes desde los nuevos desarrollos de Los Leguarios, La Laguna, Las Américas y Parla Este; al centro de la Parla, dónde se ubicaría la nueva estación de Cercanías Madrid. El desarrollo de Parla Este contaría con 11.200 viviendas, y era una inversión entre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Parla; con lo que la movilidad sostenible debía estar garantizada.

Los planes del Ayuntamiento de Parla sobre este tranvía era ofrecer un servicio de tren cada 7 minutos en hora valle y 5 en hora punta. La línea sería circular, con una longitud de 12 kilómetros y con un total de 21 paradas en Parla. El recorrido en su totalidad se podría efectuar en 20 minutos máximo. La red propuesta presentaba un anillo que enlazaba los nuevos desarrollos urbanísticos con la estación de Cercanías Madrid. Las estaciones previstas tenían una distancia de 400 metros entre sí y circularían 8 trenes en total, siendo 4 trenes por sentido.  El recorrido partía desde esta estación, pasaba con los bulevares norte y sur; y continuaba por la calle de Juan Carlos I, Ciudad de las Américas, Parla Este. Tras ello, se preveía la construcción de un túnel subterráneo para atravesar la carretera Parla-Pinto, el cual desembocaba en la zona de Parla Norte. Finalmente, la línea volvía de nuevo a su cabecera de origen: la estación de Cercanías de Parla. El precio del billete sería de 0.85 euros, mismo precio que los billetes de autobús urbano.

Imagen de una unidad del Tranvía de Parla en el deposito de la red. Fotografía extraida de Madridario. 

Las nuevas unidades de tranvía podían acoger hasta 245 personas, siendo 70 plazas sentadas. Los trenes pensados disponían de dos coches intermedios y sería de piso bajo para permitir la movilidad reducida. Asimismo, los trenes incorporarían elementos que amortiguasen el ruido y se crearían plataformas con zonas verdes para el paso de los nuevos trenes. Por último, el Ayuntamiento llevaría a cabo una serie de peatonalizaciones para restringir el paso al mayor número de vehículos posible. El ayuntamiento de Parla establecía que dicha infraestructura debía ser apoyado por la Comunidad de Madrid para su construcción, aunque el propio alcalde afirmaba que podía costear dicha obra sin ayuda del gobierno de la Comunidad de Madrid.

En septiembre de ese mismo año, el Ayuntamiento de Parla aprobaba el Plan Especial de Infraestructuras Ferroviarias, el cual era el primer paso administrativo para la ejecución del nuevo tranvía de Parla. El nuevo plan serviría para transportar a unos 25.000 viajeros diarios por el interior de la ciudad. Para la construcción de esta nueva infraestructura, el Ayuntamiento de Parla dejaba la oportunidad a las empresas privadas para que pudiesen aportar la financiación y construir el nuevo tranvía de la ciudad. Asimismo, ya estableció las relaciones con el Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad de Madrid para su explotación. Consorcio que debía realizar el pliego para la adjudicación del nuevo tranvía.

Antes de finalizar el año 2004, la Comunidad de Madrid respaldaba el nuevo proyecto del Ayuntamiento de Parla para realizar su nueva línea de tranvía. La Comunidad, a través del consorcio de Parla Este, realizó una inversión de 84 millones de euros para financiar las obras del nuevo tranvía y para la construcción de nuevos centros educativos en los nuevos desarrollos de Parla Este. La gestión de este nuevo tranvía se encomendó al Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad de Madrid, mientras que la titularidad del tranvía correspondería al Ayuntamiento de Parla. El nuevo tranvía tendría unas tarifas iguales a las existentes al resto de los transportes públicos. La nueva línea tendría un recorrido de 12.2 kilómetros y permitiría enlazar todos los barrios del municipio con la estación de Cercanías de Parla. Asimismo, se preveía una nueva estación de Cercanías denominada Parla Este, la cual se dejaría preparada la infraestructura para la futura conexión. La infraestructura tranviaria contaría con 17 paradas y estaría segregada del tráfico en todo su recorrido.

Imagen de un tranvía de Parla circulando por sus calles. Fotografía extraída de MovEnMadrid.

En mayo de 2005, el Tranvía de Parla sería de nuevo noticia. El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid daba luz verde a la construcción de la línea 1 del Tranvía de Parla. Línea que comenzaría a funcionar en diciembre de 2006, según las previsiones del ejecutivo regional. Una red ferroviaria que se inauguraría unos meses antes de las elecciones de 2007. La Comunidad de Madrid se haría cargo de una parte de la explotación del proyecto, mediante la subvención del billete de transporte. Una de las ventajas de esta nueva infraestructura sería para la gente de más de 65 años, los cuales disfrutarían de un servicio gratuito. La construcción de la red correría a cargo de una empresa concesionaria. Esta concesión sería formada por la UTE de Fomento y Contratas (FCC), Acciona, Dtren y Caja Castilla La Mancha. El Ayuntamiento de Parla debía abonar el coste de la obra y del material móvil, a través de cantidades anuales durante un periodo de 40 años. Asimismo, debía pagar dicha infraestructura gracias a los beneficios obtenidos por el consorcio urbanístico de Parla Este.

Para la construcción de este tranvía, el presupuesto total fue de 93.5 millones de euros, siendo 74.6 millones de euros destinados a la construcción del trazado y 18.9 millones de euros a la adquisición de los nuevos trenes. De igual forma, el Ayuntamiento de Parla estableció aparcamientos disuasorios para que los conductores pudiesen dejar su vehículo aparcado y utilizar el tranvía para moverse de forma sencilla. Los aparcamientos constarían de 4.672 plazas de aparcamiento, pero en la primera fase se construirían 387 plazas. Los cuatro aparcamientos, en superficie, estarían situados en la calle de Carlos V (con 63 plazas), en la calle de Julio Romero de Torres (con 131 plazas), en la zona UE 6 Nuevo Centro (con 64 plazas) y en la calle de los Reyes Católicos (con 120 plazas).

Finalmente, después de las distintas facilidades para construirse, los problemas aparecían para la puesta en marcha del tranvía. El alcalde de Parla, Tomás Gómez; se quejaba de que la Consejería de Transportes, presidida por la consejera María Dolores de Cospedal, se desentendía de la financiación de los trenes para el Tranvía de Parla. La consejería de Transportes ofreció al Ayuntamiento de Parla comprar los tranvías, porque al adquirir la Comunidad una gran cantidad de trenes les saldrán más baratos. Sin embargo, ponían como condicionante que el Ayuntamiento de Parla sería el que finalmente pagase dichos trenes adquiridos para su tranvía.

La inauguración de la nueva línea 1 del Tranvía de Parla.

Las obras del nuevo tranvía de Parla avanzaban a buen ritmo, llegando a su final en el año 2007. El 7 de mayo de ese mismo año, se pone en funcionamiento la primera línea del Tranvía de Parla. Al acto inaugural acudieron el alcalde de Parla, Tomás Gómez; los dos antiguos candidatos socialistas a la Asamblea de Madrid y al ayuntamiento de la capital, Rafael Simancas y Miguel Sebastián; y finalmente Esperanza Aguirre, Presidenta de nuestra Comunidad.

La inauguración de esta nueva línea no era completa, sino solamente fue abierto un tramo de 4.5 kilómetros y 9 paradas en total. Una primera fase que conectaba un extremo con otro en un tiempo aproximado de 15 minutos. Asimismo, la población de Parla disfrutaría en el mes de octubre de un nuevo esquema de autobuses urbanos coincidiendo con la futura inauguración del Hospital Infanta Cristina.  Las previsiones de este tranvía hablaban de que sería utilizado por 3.6 millones de viajeros al año, suponiendo una inversión de 120 millones de euros. Dicha cantidad estaría financiada en un 82% por el Consistorio y en un 18% por la Comunidad de Madrid.  Asimismo, los viajeros que fuesen mayores de 65 años o fuesen de movilidad reducida tendrían un billete gratuito para montar en estos servicios.

Imagen del alcalde Tomás Gómez junto al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Fotografía extraída de El País.

El 31 de agosto de 2007 se completaría del Tranvía de Parla, con la apertura del el recorrido restante de la línea circular. Dicho tramo contaba con 7.5 kilómetros y conectaría el casco urbano con los nuevos desarrollos de Parla Este. Este tramo dispondría de siete nuevas paradas y permitiría unir estos desarrollos con la estación de Cercanías de Parla, y la futura estación ferroviaria. Las previsiones apuntaban a que el tranvía, con una capacidad de 180 personas, sería utilizado por una media de 18.000 viajeros diarios -3,6 millones de viajeros al año- y permitiría reducir el tráfico rodado en la ciudad.

Las características técnicas de la nueva línea.

Los trenes en circulación pertenecen a la serie 302 de Alstom, en su versión Citadis. Estos trenes disponen de una configuración de de 5 módulos y son de piso bajo, siendo accesible para todas las personas.  La longitud del tren es 30 m, disponen además de 2.40 metros de largo y una altura de 2.17 metros. Todas estas características permiten en total a 200 pasajeros, los cuales se distribuyen en 56 plazas sentadas y 144 plazas de pie. La alimentación es mediante pantógrafo y línea de contacto aérea. La catenaria es de forma “tranviaria” siendo  alimentada a 750 Kw. en corriente continua. La velocidad máxima del tranvía es de 70 km/h, pero dispone de limitaciones a 50 km/h en todo el trazado urbano.

Plano de la línea 1 del Tranvía de Parla. 

La línea 1 del Tranvía de Parla tiene un recorrido de 8.3 kilómetros y cuenta con 15 paradas en su recorrido, todas ellas en superficie. La tabla de horarios de la red del tranvía varía en función del sentido en el que nos movamos y el día de la semana. En sentido 1, los días laborables tiene un servicio de 10 a 15 minutos, siendo los fines de semana y festivos un servicio entre 30, 25 y 15 minutos según el horario en el que lo usemos. En sentido 2, los días laborables tiene un servicio de 15, 10 y minutos, siendo los fines de semana y festivos un servicio entre 30, 25 y 15 minutos, según el horario en el que lo usemos. Este tranvía conecta las diferentes instituciones de la población, véase Ayuntamiento, comisaría, juzgados; y zonas culturales, deportivas y de ocio. Asimismo, todo ello dispone de interconexión con los desarrollos de Parla Este. Además de estas conexiones, se ofrece la conexión con la estación de Parla de Cercanías Renfe.

Horarios de la línea 1 del Tranvía de Parla. (2018)

Los planes futuros de la red por el tranvía.

Tras la construcción del tranvía, el Ayuntamiento de Parla ya vislumbraba nuevas ampliaciones de este servicio de transporte. En el año 2008, la casa consistorial ya hablaba de una segunda línea que conectase el centro y oeste de Parla, pasando por el parque empresarial y el centro hospitalario. En ese mismo momento, el ayuntamiento estaba preparando los pliegos de condiciones para sacar a concurso los estudios, requisitos técnicos y presupuesto final. Asimismo, el Ayuntamiento de Parla, el Ayuntamiento de Fuenlabrada y la Comunidad de Madrid se reunieron para realizar la viabilidad de un tranvía que uniese ambas localidades de forma sencilla.

Finalmente, en el año 2012, se establecieron nuevos planes para la nueva construcción de nuevas líneas. El Ayuntamiento de Parla proyectaba dos líneas de transporte tranviario denominadas como Circular Este y Circular Sur. La primera línea uniría la estación de ferrocarril de Parla con el nuevo polígono industrial y tecnológico que se encuentra al oeste del municipio. Mientras, la segunda línea, conectaría los futuros desarrollos urbanísticos del sur de Parla, así como el hospital y la nueva estación de Cercanías que se ubicaría en el sur de la localidad. Esta obras costaría 28.7 millones de euros –siendo de 25.3 millones la primera línea y 3.4 millones la segunda– cantidades que se sumarían a la deudas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: